El Valle del Gaduares. Pantano de Montejaque

El río Gaduares, también llamado Campobuche nace en el término municipal de Villaluenga del Rosario, en la provincia de Cádiz, junto al descansadero de la Covezuela en el paraje denominado Mata Ruiz. Junto con el río Guadiana, es el único que desaparece circulando de forma subterránea para emerger unos kilómetros más adelante. Discurre de Oeste a Este por el Macizo de Libar, se infiltra antes de llegar a la cueva del Hundidero continuando subterráneo bajo las sierras de Mures y el Algarrobo para volver a aparecer por la cueva de Gato y verter sus aguas al río Guadiaro.

El valle del río Gaduares ha sido histólricamente el paso natural más favorable para el tránsito de agricultores y ganaderos, comerciantes, viajeros e incluso soldados y guerrilleros que cruzaban desde la Sierra de Cádiz a la Serranía de Ronda o viceversa. 

Desde su nacimiento existen dos puntos bien diferenciados que han sido y continúan siéndo cruce de caminos, descansadero de viajeros y abrevadero de ganado los llanos de Campobuche en el término de Grazalema y La Puente en Montejaque. Al primero llegaban las cañadas de Campobuche por donde venían de Ubrique y Villaluenga del Rosario, la cañada de los Bueyes de Ronda por donde arribaban desde Cortes de la Frontera atravesando el Macizo de Libar y la cañada de Grazalema por el puerto de los Alamillos. Desde aquí continúa la cañada real de Campobuche por fincas de explotación ganadera (ovino, porcino y vacuno) y de explotación forestal, el alcornoque. hasta su entrada en Montejaque que pasa a llamarse camino de Grazalema o camino del Pantano.  La Puente, el segundo  cruce de caminos, descansadero y abrevadero de viajeros y ganado marca la última parada antes de llegar a la ciudad de Ronda o la primera si partían desde allí. De éste hablaremos en el próximo capítulo.

Aunque la cuenca del río Gaduares ocupa una superficie aproximada de 4000 hectáreas, el valle que consideraremos en esta guía nos lleva desde los llanos de Campobuche, ya mencionado, hasta la presa de los Caballeros junto a la cueva del Hundidero en Montejaque, alrededor de 11 kilómetros de encinar y alcornocal.

El tramo grazalemeño discurre por terrenos arcillosos y de arenisca con un paisaje abierto de llanos salpicados de arboleda que pasa a bosque de encinas quejigos y alcornoques adentrandose en el término municipal Montejaque hasta llegar al vaso del embalse de Montejaque donde dominan las calizas y margocalizas. Durante el estío y hasta las primeras lluvias del otoño el río Gaduares se seca en su caudal superficial a excepción de varias lagunas, pozas y charcas; la corriente continúa subterránea hasta su salida en la cueva de Gato en el término de Benaoján no agotándose nunca su caudal.

El puente de la Dehesa marca el inicio del Pantano de Montejaque en el último tramo del río Gaduares. Un fallido proyecto hidroeléctrico del primer tercio del siglo XX que en los últimos 90 años ha convertido el descansadero y cruce de caminos de La Puente en terrenos inundables pero que en la actualidad ofrece un potencial de recreo en un área de influencia de unas 600 hectáreas.

El valle del Gaduares proporciona un entorno especial para la práctica de actividades y deportes al aire libre: Senderismo, pesca, bicicleta de montaña, jogging, montañismo, espeleo-turismo, etc.

Un lugar para disfrutar de la Naturaleza en cualquier época del año pero que durante la primavera se convierte en un verdadero paraíso natural.

Valle del Gaduares

 

PANTANO DE MONTEJAQUE

El pantano o embalse de Montejaque es un proyecto fallido de la Compañía Sevillana de Electricidad iniciado en la segunda decena del siglo XX y abandonado definitivamente tras la Guerra Civil. La cuenca del río Gaduares ocupa, como hemos mencionado en el capítulo anterior, una superficie aproximada de 4000 hectáreas y recibe una precipitación media anual de 1400 mm con lo que se garantizaba el primer requerimiento para poder almacenar agua. 

El proyecto constaba de dos partes, la construcción de una reserva de agua y la de una fábrica de producción eléctrica. Todo ello con sistemas totalmente innovadores y con la última tecnología del momento. Un verdadero ejemplo de I+D+I en 1920.

Para lo primero, el embalse, se construyó una presa con muro curvo llamada de arco-bóveda; con una altura sobre el cauce de 74 metros sería la presa-bóveda mas grande de Europa en esos tiempos. Para lo segundo, el aprovechamiento hidroeléctrico, se proyectó la construcción de una tubería de presión de 3200 mm de diámetro hasta la cámara de válvulas desde donde partiría otra galería de presión de 2300 m que circularía a lo largo de dos kilómetros reduciendose hasta los 800 mm toda ella subterránea. De aquí se llevaría de manera forzada salvando el desnivel natural de 240 metros hasta la Central o Fábrica de Montejaque donde se instalarían las turbinas que accionan los alternadores de producción eléctrica. 

El objetivo, por tanto, fue la construcción de una central eléctrica y para su ejecución era imprescindible la construcción del Embalse de Montejaque. La “Fábrica de Montejaque” no se llegó a construir quedándose las obras en la construcción de la galería subterránea que atravesaría la Sierra de Mures. La presa sí se construyó, finalizándose en 1924, pero no llegó a servir para su función debido a las grandes filtraciones que se producían en el vaso del embalse llegando a perderse la gran cantidad de agua almacenada en tan solo dos meses.

Dejaremos a un lado la central y nos centraremos en la presa ya que hoy, después de 90 años, inútil para su función inicial, continúa como un monumento que lo calificamos de arqueología industrial, la Presa de los Caballeros.

pantano1 pantano2 pantano3

 

Regresando a nuestros días, el pantano o embalse de Montejaque mantiene un área de influencia de unas 600 hectáreas siendo aproximadamente la mitad propiedad de la compañía de electricidad ENDESA y el resto diversas fincas de propiedad privada. Habitualmente, en época de lluvias, las tierras de este embalse se inundan acumulando temporalmente una lámina de agua de  50 a 100 ha.  que se infiltra y se pierde en poco más de 30 días si las lluvias no persisten, dándose años en los que se mantiene un área muy considerable de humedal desde el otoño hasta final de la primavera.  

 

embalse agua embalse nieve embalse verde

Como hemos mencionado en el capítulo anterior, el valle del Gaduares era una de las vías de comunicación más importantes entre la Sierra de Cádiz y la Serranía de Ronda, prueba de ello son la cantidad de vías pecuarias que estaban trazadas en el área del embalse de Montejaque que, en La Puente, se producía un cruce de caminos, descansadero de viajeros y abrevadero de ganado. Hemos tratado de reconstruir todas las vías pecuarias, caminos y veredas que históricamente han recorrido el actual embalse de Montejaque  y sirva esta guía para su uso y disfrute por todos los amantes de la naturaleza.

Desglosemos este entramado de caminos en los siguientes apartados:

Vías pecuarias.- Hoy en día no todas las que existía mantienen su condición de vía pecuaria pero sí la de vereda o vía de paso de uso público.

– La cañada Real de Ronda a Grazalema, actualmente cañada de los Alcornocales, tenía un ramal que iba desde ésta a su paso por el Pantanillo hasta La Puente pasando por la Rábita Alta y de ahí, atravesando el río enlazaba con la cañada Escalante recorriendo la sierra de Montalate por el Oeste hasta enlazar con Villaluenga del Rosario y Grazalema en el pozo de Los Álamos.

– La colada del Puerto de Las Cruces, desde La Puente se encontraba con la cañada de los Alcornocales pasando por el puerto de las Cruces para seguir su camino hacia El Gastor, Setenil y Olvera.

– La colada de Grazalema circulaba a lo largo del río hasta encontrarse con la cañada Real de Campobuche.

– La colada de Benaoján partía de La Puente hasta Benaoján cruzandose en el Ventorrillo con el camino Montejaque – Ronda y siguiendo el arroyo de las Palomas.

– La colada de Mures parte del mismo descansadero por el margen izquierdo del río por el paso de Rodahuevos y cerro de los Holgazos para dirigirse a Ronda por el cañón o boquete de Mures.

– La colada de Cortes circulaba desde La Puente hacia el puerto Mellado ladeando el Pueblo de Montejaque por el frente del Monte Hacho y se adentraba en la sierra por el hoy camino de los Llanos de Libar.

Veredas y caminos.- En esta zona existen numerosas veredas menores y trochas de paso entre fincas que se vienen utilizando para acortar los trayectos largos, mencionaremos las más importantes.

– El camino del Pantano y la vereda en la margen opuesta del embalse formaban la llamada entonces “Cañada Nueva”,   por la Compañía Sevillana de Electricidad, hoy ENDESA cuando se realizó el embalse de Montejaque para poder rodar el mismo cuando alcanzase el máximo nivel de acumulación de agua.

– Las trochas de los Castillejos y del Hundiderillo buscaban la colada de Mures antes de alcanzar el cerro de los Holgazos desde la hoy MA-8403 atravesando el río sin tener que llegar al descansadero de La Puente.

– La vereda del término circula por la arista sur de la Loma de Sondaza a todo lo largo de la linde entre los términos municipales de Ronda y Montejaque desde el puerto de las Cruces hasta encontrarse con la cañada de los Alcornocales.

Como se puede ver en esta descripción, todos los caminos que van o vienen de lugares significativos de los alrededores tienen un punto en común, La Puente, un puente sobre el río Gaduares que aunque no se tiene certeza de su origen y la documentación histórica sobre el mismo se limita a mapas de principios del siglo XX y a los archivos históricos de  la Mesta relativos a documentación de vías pecuarias, en todos ellos se le denomina como Puente Romano.

Croquis del pantano

 

 

Pantano de Montejaque

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido tiene derechos de autor.